Viaje la Rajasthan
 

Serrano - 98, Nemi Nagar Ext, Vaishali Nagar, Jaipur - 302021, Rajasthan, India

 

  Turismo La Rajasthan
  Cultura y Patrimonio
  Tajmahal
  Ganges
  Rajasthan
  Khajuraho
  Varanasi
  Yoga
 

Benares La India - Viaje La Benares

Benares, ciudad sagrada de las más antiguas de la civilización que existen actualmente y continúan manteniendo viva su cultura. Es el mayor centro de peregrinaje tanto del hinduísmo como del budhismo; se dice que tiene alrededor de 7.000 años. Nacida cuando una lágrima del dios Shiva cayó a orillas del río sagrado Ganges, en el sitio donde hoy se levantan las escalinatas de Manikarnika, uno de los dos ghats donde se realizan las ceremonias de cremación. 
Su nombre original es Varanasi, ya que se encuentra entre los ríos Varuna y Assi (hoy en día inexistente), pero por deformaciones en la pronunciación inglesa derivó en Benares. Es centro espiritual del estado de Uttar Pradesh, a 
764 Km. al este de la capital de la India: Delhi. En la margen occidental del Ganges se levanta la "Ciudad de la luz", con más de 1.000.000 de habitantes. Atraviesa cien ghats, desde el puente ferroviario de la estación Kashi, en el norte, hasta las escalinatas de Assi, en el límite sur. 
Al escribir sobre esta ciudad milenaria, debemos referirnos como punto de partida a la ciudad vieja y sus alrededores. Conocido como Godowlia, este barrio se caracteriza por sus callejuelas enmarañadas y angostas. Sus construcciones semiderruidas están hechas de piedra o ladrillos de barro con pequeñísimas puertas y ventanas, por donde se filtra, casi imperceptible, algún rayo de sol. Estas casas de poca altura son oscuras y húmedas, manteniendo así la frescura en los días de calor sofocante. Cada una de ellas cuenta con varias habitaciones, generalmente superpobladas. A veces en un mismo cuarto conviven abuelos, padres e hijos. Resulta curioso que para ellos esto sea lo usual y no conciban siquiera la idea de estar o vivir solos. La mayoría no tienen baños ni duchas propios, por lo que sus habitantes utilizan lugares públicos destinados a hacer sus necesidades y bombas de agua o el río para el aseo personal. 
La vida transcurre literalmente en la calle. La gente come, juega, produce, comercia y duerme en medio del tránsito de bicicletas, carros de tracción a sangre y motos. Parte de la realidad cotidiana consiste en esquivar vacas, cabritos, cebúes y hasta búfalos que conviven con el resto de los seres, además de monos al acecho, en busca de alimentos. Se podría decir que no hay vida privada y por lo tanto el concepto de límite personal con el que nos manejamos en occidente no tiene el mismo valor. Y aquí es donde reside la fascinación. Una cultura diferente que invita (en todo sentido) a la participación. Esta alteridad, lejos de segregar termina por integrarte. El porqué es simple: les somos tan extraños como ellos a nosotros. Camino por la ciudad subyugado por múltiples percepciones, como abstraído. Los colores, el aroma de las especias, el murmullo de las mil actividades que se desarrollan en las calles, entremezclándose con el tintineo de las campanas y los mantras religiosos... como en una película. Repentinamente alguien se me acerca, "Aló, which country?", y así comienza el intercambio que seguramente, luego de varias horas de charla en un chai-shop, finalizará con una invitación a compartir una comida y conocer a la familia. Y sigo caminando... pero ésta vez, un poco más cerca de ellos. 
Para dejar la oscuridad de estas intrincadas callejuelas no hay nada más fascinante que dirigirse a los ghats, escalinatas de piedra que conducen hacia las sagradas aguas del Ganges. Encontramos gente y actividades de las más diversas. Muy populares son los vendedores de coronas de flores o "malhas", las cuales se arrojan al río, junto con velas encendidas y trocitos de coco, como ofrendas a los dioses durante una ceremonia denominada puja. Podés recurrir a la ayuda de algún brahman a cambio de algunas rupias o improvisar la tuya propia consiguiendo en el mercado los implementos necesarios. Otros de los personajes característicos son los masajistas tradicionales, que te brindan un excelente servicio a un precio razonable. Si querés disfrutar de una experiencia típica, que sin duda se te hará costumbre, no dudes en recibir una afeitada al aire libre. No te preocupes ya que los barberos usan hojitas descartables. Finalizada la misma te brindan un masaje facial que te hará desear importar uno de esos personajes para tu uso personal (todo por el módico precio de Rs 10). 
Los amaneceres a orillas del Ganges son la esencia del espíritu de Benares. Mientras el sol se eleva en el horizonte, comienzan a traslucirse las siluetas de los primeros creyentes que se acercan para su baño ritual. Mantras religiosos y campanas desde los más de mil templos a lo largo del río, completan el murmullo contínuo de gente, animales y agua que fluye. Es un buen momento para abstraerse y elevarse. 

Religión
De la India, esta metrópolis es, en la actualidad, probablemente la más conservadora. Siguiendo las costumbres filosóficas y religiosas hinduístas, peregrinos de todo el país llegan para purificarse en el Ganges, recorrer los principales templos a lo largo de la ciudad o bien morir y ser cremados en tierra santa y así salir de la rueda de las reencarnaciones. 
Entre las variadas religiones que conviven, el hinduísmo cuenta con la mayor cantidad de fieles, seguida por las minorías musulmana, budhista y católica. La India alberga una inmensa cantidad de grupos y fracciones religiosas como sikhs, jaininistas, judíos y zoroastristas entre otras. 
Hinduísmo o Uno de los infinitos misterios que la India permite apenas entrever es el ordenamiento religioso-social propio del hinduísmo. En este sistema encontramos cuatro castas: la más alta es la de los Brahmanes (sacerdotes y maestros); los Kshatriyas (soldados o administradores); los Vaisyas (artesanos y comerciantes) y por último los Sudhras (granjeros). Por debajo de estos cuatro grupos están los "intocables" a quienes ni siquiera se los consideran como casta, realizando, en general, las tareas más degradantes. A lo largo de los siglos, esta división original fue modificándose, apareciendo categorías intermedias denominadas Jatis. La única forma de pertenecer a una de ellas es heredándola al nacer y es mantenida a lo largo de toda la vida. 
Con el correr del tiempo, esta organización ha quedado desligada del factor económico, ya que es posible encontrar Brahmanes de bajos recursos, como así también intocables en puestos jerárquicos, tomando como ejemplo al actual Presidente de la República de la India. 
Budhismo o Es la tercera minoría religiosa de la India ya que cuenta con casi 5.000.000 de adeptos. Su importancia reside en haber nacido en este país. No es posible considerarla estrictamente como una religión ya que no está centrada en la creencia de un dios, sino que es un sistema filosófico de vida. Persigue la iluminación como estadío último de la búsqueda humana, así como la alcanzó "Budha", tal cual lo relata Herman Hesse en su famosa novela "Siddharta". 

Música y danza 
La India mantuvo a lo largo de su historia como aspecto esencial de su cultura, la música y la danza. Originalmente éstas formaban parte de ceremonias religiosas, cantando loas a los dioses y representando historias de la mitología hindú. 
Con el paso del tiempo, se modificaron y surgieron nuevos estilos debido a la influencia de las culturas invasoras. La corriente más importante fue la musulmana incorporando tanto melodías y ritmos como instrumentos musicales. 
Músicos y bailarines consideran sus respectivas actividades dentro del orden de lo religioso, dando por hecho que una buena práctica los conducirá al nirvana. 
La variedad de los conciertos y festivales que esta ciudad nos brinda, dan cuenta de la importancia que dichas actividades artísticas tienen para sus habitantes. Asistir a uno de estos espectáculos te da la posibilidad de observar un evento social en sí mismo. Una imagen que quedará grabada por siempre en mi memoria fue la de presenciar a una decena de músicos besando los pies de un afamado gurú en señal de respeto. Símbolo de la cultura hindú. 
La ciudad de Benares es un paseo en sí mismo, no hace falta buscar lugares exóticos, toda ella es mística y atrapante. Si lográs agudizar los sentidos del olfato y el oído tendrás la posibilidad de ingresar en otra dimensión, de transportarte a una época remota en cualquier villorio medieval. 

Apariencias
Para reconocer a qué grupo pertenece un hindú, hay que tomar en cuenta algunos detalles. Un Brahman seguramente vestirá dhoti, tela blanca de más de 5 mts. colocada en forma de chiripá y llevará la cabeza rapada a menudo con una coleta. Un conductor de ricksaw, perteneciente a las clases más necesitadas, usará lungui, tela de colores vivos (cuadriculada o rayada) más corta que el dhoti. Se lleva en forma de pollera. Por lo general, camisa o remera y como detalle infaltable, la gamcha, pañuelo de algodón que usan para protegerse del sol o del frío a modo de turbante. Otra de las vestimentas típicas es la kurta pijama, combinación de camisa larga sin cuello y pantalón de tiro largo anudado a la cintura. Por lo general va acompañada de un chaleco de paño o tela rústica. Esta manera de vestir define una posición socio-económica acomodada. 

Bom Shankar! 
Los Sadhus o Babas son religiosos que decidieron abandonar sus pertenencias materiales. Pernoctan en templos, ashrams o a la intemperie. Son peregrinos y viven de la limosna. Encuentran una buena compañía en el chilum, pipa recta de piedra o arcilla para fumar tanto charas como hashish o ganja, la cual comparten gustosamente con quien tenga la inquietud de disfrutar junto a ellos de este sagrado momento. Una experiencia única. 
Es fácil reconocerlos por sus largas cabelleras de rastas anudadas como por sus vestimentas: túnicas que varían en las tonalidades del amarillo al rojo pasando por toda la gama de anaranjados, dependiendo de la orden a la que pertenezcan. 

Naturaleza sagrada
Desde la más remota antigüedad, existe en el hinduísmo una relación de respeto y veneración para con la naturaleza. En aquellos tiempos todos los seres convivían en una única sociedad, y a su vez, con la Madre Tierra. Hombres y animales compartiendo los mismos espacios, luchando muchas veces entre sí por la supremacía. Plantas y árboles sagrados con propiedades curativas, el sol y los bondadosos ríos que bañan la tierra. 
Todos estos aspectos de la naturaleza son tomados para los hindúes como seres vivientes. Tanto es así que su mitología los representa como dioses: la diosa Ganga, simbolizando al más extenso de los ríos de la India, el Ganges; Surya, el sol, dios de los cielos, y completando este variado panteón, las deidades del reino animal: Ganesha y Hanuman. 
La medicina tradicional hindú o Ayurvédica, toma de la naturaleza los elementos necesarios para un buen tratamiento. El Nim, por ejemplo, es el árbol del cual se extrae el aceite utilizado para tratar enfermedades de la piel. Una peculiaridad de esta especie vegetal, son sus ramitas que se usan como cepillos de dientes. 

Hábitos vernáculos
En Varanasi, como en el resto de la India, llama la atención encontrar gente de todas las clases sociales, edades y religiones mascando una extraña sustancia rojiza llamada pan. Según dicen, mantendrá despierto y activo a quien la ingiera, por ser sus componentes acelerantes digestivos. Dondequiera que te encuentres seguramente hallarás un pequeño comercio, no mucho más grande que el individuo (cruzado de piernas) contenido en él, junto a una pila de hojas y demás ingredientes. Este es un negocio de pan. Las hojas sirven para envolver el preparado de cal, nuez de betel, tabaco y esencias florales, entre otros. Cada vendedor guarda celosamente su receta secreta. Un atado de pan cuesta Rs1. Los cigarrillos son un producto poco accesible para los locales, que de cualquier modo prefieren fumar bidis, cigarritos dulzones liados con la misma hoja de tabaco. El paquete cuesta entre 2 y 3 rupias. 
En el cruce de Godowlia se encuentran los comercios de bang-lassi que atraen tanto a viajeros como a residentes y, según se dice, dan gran fama a la mística ciudad. 
Esta bebida es nada más y nada menos que yoghurt dulce (lassi) licuado con ganja (hay tres posibilidades: suave, normal y fuerte). Su precio promedia las Rs 12. También se puede conseguir en negocios del gobierno en forma de masita, llamada bang (Rs3). Por lo general estos productos se ingieren durante festividades religiosas. 

Paseos y visitas 
La "ciudad de la luz" ofrece gran cantidad de atracciones turísticas. Remontar las aguas de Ganga en bote, desde Dasaswamedh hasta Assi, teniendo la posibilidad de observar desde el río una de las vistas más extraordinarias de Varanasi, será sin duda inolvidable. Podrás observar la arquitectura cambiante a través de los diferentes Ghats desde una nueva perspectiva. El mejor horario para realizar este paseo es la madrugada, ya que se sumará, para el deleite de tu vista, la aparición de Surya (Dios Sol), y el espectáculo fascinante de los baños rituales. Al llegar a Assi, una fija es sentarte en las escaleras a disfrutar de la hipnótica vista tomando chai. Podés volver caminando a través de los Ghats o bien en ricksaw. 
El Templo Dorado está dedicado a Lord Shiva, Señor del universo. Fue construído en lo que hoy es la ciudad vieja, hacia el 1600 d.C. y destruído por el emperador Mongol Aurangzeb, quien levantó en su lugar una mezquita. El actual (del año 1776), se encuentra frente al sitio original y sus cúpulas están recubiertas en oro (3/4 de tonelada). Este templo es demasiado sagrado para permitir el ingreso a turistas, pero es posible verlo desde la antigua casa que hay a su lado. Cercano a este templo existe un mercado atestado de comercios de los más variados rubros. 
La Universidad Hindú de Benares (en inglés B.H.U.) fue construída a principios de siglo y su campus es uno de los más extensos del continente asiático. Una buena oportunidad para alejarse del mundanal ruido de la ciudad. Funciona una exposición permanente de pinturas en miniatura y esculturas del siglo I al XV. El horario de visitas es de 11 a 16 hs. 
Al otro lado del río, 16 Km. al sur de la ciudad, está ubicado el Fuerte y Museo de Ramnagar. Esta construcción del s. XVII es la actual residencia del Marajá de Benares. El mismo alberga excentricidades de todo tipo: palanquines de plata y brocado para las damas de la corte, una armería con espadas, rifles y pistolas de distintas épocas, sillas para montar elefantes, un reloj astrológico y una colección de coches antiguos. Está abierto de 9 a 12 hs. y de 14 a 17 hs. La entrada cuesta Rs 3. 
Sólo 10 Km. al noreste de Varanasi se encuentra Sarnath, sereno centro de peregrinación Budhista. Luego de haber alcanzado el supremo conocimiento en Bodhgaya, Budha predicó aquí su primer sermón hacia el año 528 a.C. Este lugar se convirtió en monasterio y capital de esta región cuando el emperador Asoka (269 - 232 a.C.) erigió varias torres conmemorativas o Stupas, destruídas durante las distintas invasiones musulmanas (s. XII al s. XVII). Los restos que se conservan de esta capital religiosa continúan siendo impresionantes. Existe en la actualidad un interesante museo que atesora esculturas e imágenes de distintos períodos de la vida artística en Sarnath. La pieza más valorada es el Capitel de cuatro caras de león que originalmente coronó la columna de Asoka y es actualmente, símbolo de la India moderna. 

Ghats
A lo largo de la ciudad y a orillas del Ganges, se levantan estas pintorescas escalinatas de piedra. Construcciones que datan del S. XVIII, se combinan con templos y palacios. 
Desde temprano en la madrugada, los fieles se congregan y realizan allí sus baños rituales. Durante todo el día, gente de distintos estratos sociales y económicos se acercan por diferentes motivos: comerciantes, sadhus, novios que llegan para purificarse como parte de la boda, lavanderos y deudos que despiden a algún ser querido en los sectores destinados a la cremación. 
Cada ghat tiene su nombre y está destinado a una actividad en particular. Desde Assi Ghat en el sur hasta el Raj Ghat en el norte, pasando por Panchganga donde se cree que los cinco ríos sagrados de la India confluyen; Manikarnika, el más importante de los dos para cremación y Someswar, o del Señor de la Luna. Este último se dice con propiedades curativas. 

¿Qué Comprar? 
Al recorrer las angostas callejuelas de Godowlia encontramos pequeños talleres donde funcionan, hasta hoy en día, telares manuales de tarjeta perforada. Sirven para la confección de finas sedas, sarees y brocados. Estos se pueden adquirir en los cientos de negocios ubicados en la ciudad vieja y los hay de muy diversas calidades y diseños. Sus precios son muy variables. Por ejemplo, un saree cuesta desde 50 Rs (en polyester) a 4000 Rs, los de fina seda. 
En toda la India existe una cadena de venta llamada Gandhi Ashram, creada por el mismo Mahatma, para mantener en actividad la manufactura artesanal. Todos sus productos (telas, ropa, zapatos, alfombras, acolchados y productos de perfumería) son hechos a mano utilizando productos naturales. La sucursal más grande se encuentra en el cruce de Godowlia, a unos 20 mts. por la calle que va al ghat Dasaswamedh. 
Si te interesa la música, Benares es un emporio privilegiado. Los instrumentos típicos son sin duda de una calidad y refinamiento difícil de encontrar por otras latitudes. Desde sitares, tampuras o saranguis (cuerdas), hasta tablas o dolaks (percusión), por sólo citar algunos ejemplos, reflejan la sabiduría de siglos de desarrollo en la materia. Existen varias casas de música, pero nada como encargar el instrumento al mismo luthier. Para los de percusión el afamado Mumtaz y para los de cuerda el maestro Nitai Dada dará que hablar (o mejor dicho: que oír). 
Para comprar compactos o casettes hay disquerías especializadas que te ayudarán a la hora de elegir. Probá las grabaciones que adquieras ya que es facíl llevarse chascos como encontrar todo un lado de la cinta sin grabar. Los casettes cuestan entre 50 y 70 Rs y los cd's entre 150 y 350 Rs. 
Por último tené en cuenta que en las tiendas de ropa, telas y adornos, como en los servicios es muy común el regateo ya que es posible bajar los precios hasta en un 40% del valor inicial sin generarle pérdida al comerciante. En el caso de los productos industriales, todos tienen su valor impreso en la etiqueta, que por lo general es respetado. 

Salud
Cuando un viajero planea la India como destino, uno de los temas que enseguida surge es el de la salud. Aunque oficialmente no se exige ningún certificado de vacunación, para ingresar al país es conveniente por lo menos que te apliques las dosis necesarias contra la hepatitis A y B, como contra el tétanos (calculá por lo menos un mes de anticipación). Existen también vacunas contra la fiebre tifoidea y el cólera, 15 días para que su inmunización comience. 
Las pastillas antimalaria son de efecto dudoso y tienen efectos secundarios, por lo que muchos prefieren protegerse con lociones antimosquito y mosquiteros para dormir. 
La diarrea es casi inevitable ya que no solo el agua contiene elementos irritantes o agresivos, sino también el aire. Incluí en tu botiquín pastillas de carbón y si los síntomas persisten acercate a alguno de los consultorios privados. 
La época de los monzones no es muy recomendada ya que afloran todo tipo de enfermedades por lo que el período de octubre a marzo es el ideal para visitar la ciudad. 

Dioses
La religión es el aspecto más importante, en el cual se centra la sociedad. Se puede decir que rige la vida de los hindúes, quienes además de venerar a sus dioses cumplen una serie de leyes y reglas estipuladas. A diferencia de otras religiones el hinduismo no hace referencia a un fundador específico y cuenta con varios libros sagrados: los cuatro vedas, los Upanishads, el Bhagabad Gita, los Puranas, el Mahabharata y el Ramayana. 
En cada pueblo o ciudad a lo largo de todo el país se rinde culto a un dios que varía según la época y la zona. Es por eso que en la actualidad dioses como Shiva, Krishna y Vishnu, entre otros, cuentan con más adeptos que Rudra o Savitri. 
En Benares la deidad mas popular es Shiva, "el destructor", representante de la trinidad sagrada, junto a Brahma, "el creador", y Vishnu, "el conservador". En la ciudad de la luz pueden visitarse templos de diferentes magnitudes dedicados a este dios, donde siempre se hallará el Lingam (falo), como símbolo que lo representa. 
Los dioses son manifestaciones físicas de los diferentes aspectos del universo, tienen tareas específicas que les conciernen y se valen de diferentes elementos para ayudarse a realizarlas. Tridentes, flores de loto, dinero, collares, jarras de agua y hasta instrumentos musicales son sostenidos por sus muchas manos, símbolo de poder. 
Cada dios es secundado por un animal que funciona como vehículo. Entre los más conocidos están el toro que acompaña a Shiva, de nombre Nandi, encargado de proveer la música para su danza sagrada, la oca montada por Brahma y el búfalo de Durga. La diosa Lakshmi viaja montada sobre Padma, una flor de loto. 
Otras deidades son Kali, madre tierra, que representa la muerte, la oscuridad y el silencio. Sarasvati, diosa de la música quien junto a Ganga y Yamuna conforman los tres ríos sagrados de la India. Krishna, octavo avatar de Vishnu, representa la idea de unión con la divinidad a través del éxtasis sexual. 
Hanuman, dios mono, general de la epopeya del Ramayana, tiene poderes mágicos y ganó el derecho a la inmortalidad. Por último Ganesha, de cuerpo humano y cabeza de elefante, removedor de obstáculos, hijo de Shiva y autor del Mahabharata. 
Sin duda esta es sólo una pequeña referencia a una mitología de riqueza extraodinaria. 

Transporte urbano 

Para moverte dentro de la ciudad existen varias opciones, pero sin duda la más utilizada es la ricksaw, especie de triciclo, con espacio para llevar a dos pasajeros, donde el conductor pedalea. Más sofisticado es el auto-ricksaw o tempo, el cual cuenta con una cabina semicerrada y motor. Ambos te permiten llegar a los lugares más recónditos dentro del tramado de pequeñas callecitas de Benares. El auto-ricksaw colectivo es más amplio y es el indicado para viajar a las afueras de la ciudad por ofrecer una ruta fija, lo cual abarata su costo. Por último, dentro de los medios de locomoción terrestres, el lujoso taxi, por supuesto la opción más cara. 
Si te gustan los paseos en bote, acercate a cualquiera de los ghats y contratá uno para cruzar a la otra orilla, o bien para gozar de una imponente vista de las escalinatas desde el río. 

Festivales
Shivaratri: festival donde se rinde homenaje al dios Shiva. Los fieles hacen ayuno y recorren los templos cantando y recitando mantras. Febrero/Marzo. 
Holi: es el día en que se encienden piras por toda la ciudad, representando la desaparición del demonio de la muerte: Hólica. Durante la celebración de esta festividad la barrera de las castas es dejada de lado y hombres y chicos salen a las calles a tirarse con agua coloreada. No así las mujeres que se quedan en sus casas. Todo está permitido y es común que las vestimentas queden, además de teñidas, hechas jirones. 
Febrero/Marzo. 
Baisakhi: día que los hinduistas festejan el descenso de la diosa Ganga a la tierra. Llegan en procesión al río Ganges para bañarse y rendirle culto. Este mismo día los Sikhs celebran la fundación de la hermandad en el año 1689. Abril/Mayo. 
Budha Purima: Es la fiesta anual que los budistas celebran el día de la luna llena del mes de Mayo, conmemorando el nacimiento de Budha con una feria muy vistosa en Sarnath. 
Id-ur-fitr: los musulmanes celebran el fin del Ramadán (mes de ayuno). Junio/Julio. 
Divali: es el festival de las luces. Se realizan exhibiciones de fuegos artificiales que duran toda la noche. Las casas se adornan con lámparas de aceite en honor a Lakshmi, diosa del bienestar y el hogar. Dura cinco días y cada uno está dedicado a una deidad diferente. Septiembre/Octubre. 
Kumbha Mela: Es el mayor festival religioso del mundo debido a la cantidad de creyentes que asisten. Se celebra cada tres años en Allahabad (Uttar Pradesh), Nasik (Maharashtra), Ujian (Madhya Pradesh) y Hardwar (U.P.) respectivamente. En estas cuatro ciudades sagradas, cuenta la mitología que se derramó el néctar de la inmortalidad, que se hallaba almacenado en una vasija o kumbh. Los Sadhus llegan a estas ciudades para bañarse en el río, por donde creen fluye esta sustancia sagrada. Cada doce años se celebra el más grande de los Kumbha Melas en Allahabad, donde confluyen los ríos Ganges y Yamuna. 

Apariencias
En Benares, las mujeres de todas las clases sociales visten el clásico saree. Los hay de diferentes calidades y precios. Estas telas de 7 Mts. de largo, envuelven al cuerpo por encima del choli (blusa corta) y el "under saree". 
Se combinan en tonos fuertes, realizados en seda bordada, algodón o polyester estampado. En esta ciudad por su carácter tradicional, no es usual ver mujeres con los hombros descubiertos, ni llevando polleras cortas. 
Una buena manera de acercarse a esta cultura es cambiar el viejo jean y la remera por alguna de estas vestimentas típicas que, seguramente, no te garantizarán que te confundan con un local pero sí que te reconozcan como "habitué".

El Contacto
Copyright © Viaje La Rajasthan, All rights reserved